26 de mayo de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

Rubinstein defiende el seguimiento semanal de la inflación

Compartir este contenido
Foto archivo
Foto: archivo.

El secretario de Política Económica, Gabriel Rubinstein, defendió este sábado la publicación de un seguimiento semanal de la inflación por parte de su área, y señaló que, para bajar los precios, es necesario apuntar a lograr un superávit fiscal y una reducción de la brecha cambiaria para el año próximo.

“La verdad no es ningún sueño el de tener un índice (semanal) propio porque a veces da muy mal. Es simplemente una manera de seguir más de cerca la evolución de los precios de la economía y una estimación absolutamente independiente del Indec como lo puede hacer cualquier consultora”, manifestó Rubinstein esta mañana en diálogo con Radio Mitre

Aclaró que “es complementaria” y la intención es “compartirla con todos”, para que “no se generen expectativas infundadas».

Según la última estimación, publicada este viernes en su cuenta de X (exTwitter), los precios subieron 2,1% en la semana comprendida entre el 4 y el 10 de septiembre.

“En este caso, después de una semana de muchas subas, me parece bien mostrar que los índices están en baja”, señaló el funcionario, y explicó que su difusión también parte del hecho de que, tras la última devaluación de agosto y la posterior fijación del tipo de cambio oficial, hay una “dinámica muy diferente” de la inflación.

Esta dinámica “se capta en las estimaciones semanales, a cambio de la mensual para la que hay que esperar más tiempo”, agregó.

Para el mes de septiembre, el funcionario estimó que la inflación será “alta”.

“No podemos descartar que sea de 9 y pico, 10% u 11%. Creemos que va a ser muy alta por los efectos generales y particulares de la devaluación del 14 de agosto que implica un piso de inflación, un arrastre estadístico alto para septiembre que después ya no estaría”, explicó.

En ese sentido, para octubre Rubinstein espera “una inflación sensiblemente más baja” que la de este mes.

De cara a los próximos comicios, para Rubinstein, Massa controlará la inflación “en menos tiempo” que el propuesto por el candidato de La Libertad Avanza (LLA), Javier Milei.

El secretario explicó que los tiempos para bajar la inflación “están ligados a dos elementos macroeconómicos básicos”: el balance fiscal y las reservas de divisas.

“Si tenemos superávit fiscal o no tenemos déficit no tiramos más pesos a la calle y no generamos necesidad de devaluar. Es una condición necesaria para que haya estabilidad”, enfatizó.

En el caso de la Argentina, al no haber acceso a los mercados “los déficits fiscales cuestan muchísimo”, pues “no se pueden financiar sin emisión monetaria directa o indirecta”.

Proyecto de Presupuesto 2024

En ese marco, destacó que el proyecto de Presupuesto presentado por el Poder Ejecutivo para 2024 “busca un superávit fiscal de un punto del Producto Bruto Interno (PBI)”.

Destacó en ese sentido la decisión de posponer el debate del proyecto hasta después de las elecciones, pues “no tiene mucho sentido apurar una aprobación ahora y que después se reabra porque la nueva conformación parlamentaria no está de acuerdo”.

“La segunda condición tiene que ver con el mercado cambiario porque la brecha del 100% es muy dañina y afecta la inflación. Tenemos que solucionar ese tema y, para eso, tener una masa de dólares importante. Por supuesto, no los US$ 60.000 millones que habla Milei para dolarizar, pero si US$ 5.000 millones o US$ 10.000 millones en condiciones de ser usados”, evaluó y, en ese sentido, sostuvo que la economía argentina “presenta condiciones propicias para acumular dólares el año que viene”.

Medidas anunciadas por Massa

Acerca del efecto en el déficit de las últimas medidas anunciadas por Massa como la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias o la devolución del IVA, manifestó que “se está buscando compensarlas en todo lo posible”.

“Hay todo un trabajo a partir de otras partidas de gasto que pueden demorarse o no hacerse. Se ejecutó el 60% del Presupuesto y eso da cierto margen para que algunas cosas no se hagan directamente. Puede haber un poco menos en la cuenta final de inversión pública o de transferencias a las provincias”, señaló Rubinstein.

Respecto del valor de tipo de cambio tras las elecciones generales, no descartó que haya “algún movimiento en los dólares marginales o paralelos”, pero remarcó que el tipo de cambio oficial “se mantendrá fijo hasta el 15 de noviembre” para después “iniciar un moderado ´crawling peg´ a la espera de lo que haga el nuevo gobierno”.


source

Compartir este contenido

Te pueden interesar