21 de julio de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

La pelea por la reversión de Ganancias sumó al primer gobernador

Compartir este contenido

La polémica por el regreso del Impuesto a las Ganancias continúa. El gobernador de Chubut, Ignacio Torres, confirmó ayer que judicializará la reversión tras la sanción de la Ley Bases y del paquete fiscal en Diputados. También insistió que el tratamiento en la Cámara baja no fue constitucional en línea con lo expuesto por Unión por la Patria y alertó sobre las consecuencias que podría deparar en las regiones de la Patagonia. «Los médicos se podrían ir del sur a atender en otras provincias”, dijo. También señaló que fue un error de parte del Ejecutivo no haber contemplado las asimetrías del costo entre norte, centro y sur del país.

La posición del gobernador es parte de una discusión más amplia que atraviesa a los otros mandatarios del sur del país, tiene en vilo a los gremios petroleros y mantiene en debate a la CGT. El impuesto afecta a unos 800.000 trabajadores y ya la semana pasada había disparado una advertencia de parte de varios sindicatos que señalaron antes de la sanción de las Bases que si el Impuesto volvía, unos 70 gremios, con la Bancaria a la cabeza, se preparaban para judicializarlo. Nacho Torres habló en ese contexto.

«La Ley Bases fue una discusión coyuntural» pero ahora –dijo– «hay que discutir en serio, diciendo la verdad, identificando los cuellos de botella que atentan contra el desarrollo de la Argentina y trabajando desde todos los sectores: gremial, empresarial y todos los Estados», señaló en declaraciones radiales. En ese contexto, cuestionó el regreso del Impuesto que impulsó el Gobierno y que aprobó el jueves pasado la Cámara de Diputados, ya que no contempla el ítem zona desfavorable en el mínimo no imponible por lo que afecta directamente a trabajadores de distintos sectores de la provincia.

«Lamentablemente el avance inconsulto con respecto a retrotraer el Impuesto a las Ganancias ha sido un error», criticó Torres, al tiempo que denunció que «hay muchas cosas que se modificaron en el Senado y no se contemplaron después». Según contó, actualmente está investigando junto a su vice, Gustavo Menna, abogado constitucionalista, «si se puede crear un impuesto con la ratificación de una sola cámara sin que el Senado lo haya avalado». En la misma línea, reconoció: «Sí, va a terminar judicializado, no solo por lo que planteo sino por distintos afectados que terminan en una relación de competencia y facultad para realizar planteos en la justicia. Hablo de sindicatos, trabajadores del petróleo, la pesca que se pueden ver afectados».

Y allí dijo: «Me preocupa el caso de los médicos, son asimetrías que tienen que ver con un costo de vida mayor. Si bien es cierto que los salarios son mayores no llegan a cubrir ese costo de vida. Puede tener consecuencias graves como que médicos se vayan de las provincias», remarcó. Y agregó: «Es una situación compleja que hay que encontrarle alguna compensación por alguna vía para aminorar el impacto de los trabajadores». En un nuevo cuestionamiento al Gobierno, el mandatario de JxC planteó que hay temas que todavía no están en agenda y que los libertarios repiten el mismo error de las últimas administraciones con la creación de tributos. «En los últimos 30 años cada vez que había crisis económica siempre se hizo lo mismo: se creó un nuevo impuesto supuestamente momentáneo, quedó eternamente creando una matriz fiscal regresiva, distorsiva e injusta profundamente centralista que asfixia a la producción y al trabajo», cuestionó. «Lograr una meta fiscal aumentando impuestos y no cumpliendo con algunas obligaciones –remató– es pan para hoy y hambre para mañana».

El viernes pasado, la CGT emitió un comunicado duro contra el retorno de Ganancias para la cuarta
categoría. «Afectará al castigado
bolsillo de más de 800 mil trabajadores», señalaron. La central obrera señaló que representa un «duro golpe» a los ya deprimidos ingresos de los trabajadores y agregaron: “Esta situación que agravará aún más la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, ya golpeados por la imposibilidad de equiparar los índices de inflación acumulada”.

En paralelo, el secretario general de La Bancaria y diputado de UxP, Sergio Palazzo, ya había dicho una semana atrás y antes de la votación en Diputados, que su gremio iba a hacer una demanda y, además, advirtió que habría otros 69 sindicatos de la mesa de «El salario no es ganancia», que también se sumarían. La judicialización podría tener un efecto suspensivo, como señaló este diario ese día, pero eso dependerá de la mirada particular de cada juez que resuelva.

En tanto, la CTA de los Trabajadores advirtió antes de la votación que la restitución avanzaba concurrirían ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) y también ante la Confederación Sindical Internacional. A la vez, adelantaron que había una decisión de todos los sectores sindicales con trabajadores afectados de coordinar la presentación de demandas individuales. Es decir, se trataría de unas 800 mil presentaciones ante el Poder Judicial, en distintos juzgados, por parte de los damnificados directos. Y se haría con el asesoramiento legal de los sindicatos.

Mientras tanto, los vientos gremiales también están complicados en el sur. El secretario general del Sindicato Petrolero de Santa Cruz, Rafael Güenchenen, advirtió la semana pasada que si prosperaba la reversión iban a analizar una importante medida de fuerza para defender los derechos adquiridos que se lograron en los últimos años. «Peleamos mucho para lograr este beneficio para los trabajadores», señaló. «Les pido a los diputados de toda la Argentina y fundamentalmente a los santacruceños –dijo antes de la votación— que tomen conciencia del gran daño que le están haciendo al conjunto de los trabajadores», dijo y en ese contexto advirtió que si volvía el impuesto «que se preparen para un gran paro». Por su parte, el secretario general de Petroleros Cuenca Austral, Marcelo Turchetti, anunció que lo que estaban esperando en los gremios era la «letra chica» y la reglamentación, según publicó La Opinión Austral.

source

Compartir este contenido