18 de julio de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

La Justicia define si la muerte de la modelo brasileña fue femicidio o suicidio

Compartir este contenido
Senz Valiente 52 es un empresario ligado al sector agropecuario
Sáenz Valiente (52) es un empresario ligado al sector agropecuario.

Los jueces de la Cámara del Crimen que definirán el futuro de la causa en la que se investiga si fue un femicidio o un suicidio la muerte de Emmily Rodrigues, la modelo brasileña que el 30 de marzo cayó del sexto piso de un edificio del barrio porteño de Retiro, realizarán este lunes la postergada audiencia oral clave tras la cual se definirá la situación del imputado Francisco Sáenz Valiente, el empresario que estuvo 20 días detenido por el caso, informaron fuentes judiciales.

La audiencia es a las 12 ante la Sala 6 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, integrada por los jueces Magdalena Laiño, Ricardo Matías Pinto e Ignacio Rodríguez Varela.

A su vez, voceros judiciales indicaron que se realizará de manera mixta, es decir, que algunas de las partes estarán de manera presencial en la sede de Cámara, en la calle Viamonte 1147, y otras lo harán de manera virtual.

Como público solo fueron autorizados a participar los padres de la víctima, Arístides Da Silva Gomes y Catia Cilene Rodrigues Santos, quienes actúan como querellantes y están representados en el expediente por el abogado Ignacio Trimarco.

En representación del Ministerio Público Fiscal (MPF) estará el fiscal general 1 ante la Cámara, Joaquín Ramón Gaset, mientras que también participará el abogado defensor de Sáenz Valiente, Rafael Cúneo Libarona.

Esta audiencia estaba programada originalmente para el 16 de mayo, pero los camaristas decidieron postergarla para, antes de tomar una decisión sobre la causa, ir a conocer ellos el escenario de los hechos, una medida que suele hacerse por jueces de instrucción o de tribunal oral durante un juicio oral, pero que es inusual para una instancia intermedia como esta de la Cámara de Crimen.

Uno de los chats que complican al empresario
Uno de los chats que complican al empresario.

La inspección ocular se hizo el miércoles pasado en el edificio de la calle Libertad 1542, donde los camaristas y los abogados de las partes recorrieron no solo el dúplex del 6to y 7mo. Piso donde vivía Sáenz Valiente, sino también la planta baja, el patio interno donde cayó la víctima y algunos espacios comunes.

La Sala 6 de la Cámara de Crimen interviene porque tanto la querella como los fiscales de la causa, Santiago Vismara, de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional 10, y Mariela Labozzetta, de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), apelaron la falta de mérito que el juez de instrucción Martín Del Viso le dictó el 18 de abril último a Sáenz Valiente, lo que le permitió recuperar su libertad tras 20 días detenido, aunque permanece siendo investigado.

Vismara y Labozzetta pidieron que Sáenz Valiente sea procesado con prisión preventiva por dos delitos: «femicidio», que prevé una pena de prisión perpetua, y «facilitación de estupefacientes y de un lugar para usarlos» que, según la Ley de Drogas 23.737, se castiga con prisión de 3 a 12 años si es a título gratuito.

En su dictamen -al que tuvo acceso Télam-, los fiscales resaltaron, entre otros puntos, que se trató de un caso de «grave violencia contra la mujer», que la muerte de Emmily se dio en un «contexto sexualizado», que hubo por parte del imputado una «facilitación de estupefaciente» y del domicilio donde se consumieron y que la escena fue «alterada».

«La víctima, en un estado de aparente desesperación eufórica, terror y llantos, presumiblemente causado por los estupefacientes y el alcohol que le facilitó Sáenz Valiente, y en momentos en que se encontraba al lado del mencionado, terminó cayendo al vacío por una ventana de la finca que da a un pulmón del edificio, sin haber existido anteriormente indicios de que ella se hubiera querido arrojar desde aquel lugar o que se hubiera querido quitar la vida de alguna manera», dicen los fiscales.

Desde que el juez Del Viso dictó la falta de mérito, se incorporaron al expediente varias pruebas y elementos que ahora deberán avaluar los camaristas.

Por un lado, los estudios toxicológicos revelaron que antes de caer al vacío la modelo brasileña consumió alcohol (1.0 gramos en sangre fue el dosaje), cocaína, marihuana, ketamina y MDMA (uno de los componentes de la droga sintética «Tuci», la forma abreviada de llamar al «Tucibi» por la pronunciación en inglés de la sigla 2C-B, que es la mal denominada «cocaína rosa»).

A su vez, se conocieron mensajes que el empresario había borrado de su celular donde le decía a las mujeres fue fueron a su casa que tenía «tuci, coca y faso», lo que podría comprometerlo al menos con la imputación de «facilitación de estupefacientes».

Además, se conoció el audio posterior a la segunda llamada al 911 que hizo el empresario por dejar sin colgar su celular, donde tras un grito de mujer, se escucha el momento de la caída por la ventana y que el imputado grita: «¡La puta madre, no la pude agarrar!».


source

Compartir este contenido