18 de julio de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

El clásico de Gorki "Los bajos fondos" regresa con una versión que interpela al presente

Compartir este contenido
Los bajos fondos se puede ver los domingos a las 19 en Teatro del Artefacto Foto Prensa
«Los bajos fondos» se puede ver los domingos a las 19 en Teatro del Artefacto / Foto: Prensa.

Una nueva adaptación y versión teatral del clásico de Máximo Gorki «Los bajos fondos» se está presentando los domingos a las 19 en el Teatro del Artefacto, con dirección de Daniel Godoy, quien resalta la actualidad de la obra, que se relaciona con la posibilidad de «ver qué pasa con las personas que se encuentran por fuera del sistema y están empujadas a los márgenes».

«Lo particular de esta obra de Gorki es la actualidad de los temas que aborda; aun cuando la propuesta inicial del material está anclada en la estética realista, y de hecho todas las puestas y versiones cinematográficas (Jean Renoir en 1936; Akira Kurosawa en 1957) retoman ese ambiente propio del zarismo ruso; los temas son muy actuales y están vinculados con qué pasa con las personas que se encuentran por fuera del sistema y están empujadas a los márgenes», destacó en diálogo con Télam Godoy, director de la Compañía Teatral Quinto Piso, con la que viene trabajando desde 2004.

«En la obra -agrega-, Gorki realiza como un cruce e inmersión de estéticas donde conviven, por ejemplo, el melodrama y la tragedia, algo que no sucede en otros materiales suyos, y plantea un universo marginal que al mismo tiempo es fuertemente vincular y donde hay espacio para que aparezcan planteos relacionados con la verdad y la posverdad o cuestiones filosóficas, así como diferentes violencias».

Escrita en 1905, «Los bajos fondos» se sitúa en un subsuelo, que no solo es material sino también metafórico, a dieciséis marginales que malviven de la mendicidad, el pequeño hurto, la dádiva o changas ocasionales, a los que trata casi sin piedad en un trabajo que lleva implícita la onda expansiva de la denuncia social, y que se emparenta con un clima político que se respiraba en los estertores del zarismo vinculado a los nuevos movimientos revolucionarios.

– ¿Qué elementos particulares les interesó resaltar en la puesta?
– Más allá de lo que la obra trae por sí misma, nos interesaba hacer hincapié en qué rol ocupan las mujeres en este universo, en el texto están como a la sombra de los hombres y nos interesaba llevarlas a un lugar donde se visibilizaran las violencias y donde el deseo y la búsqueda del deseo de ellas estuviera en el mismo nivel que el de los hombres. En otro aspecto, quisimos también llevar esta historia de 1905 a un lugar más árido y atemporal, hicimos un ajuste textual para borrar la Rusia zarista por esta búsqueda estética y con eso se relacionó el vestuario, la escenografía y el uso de objetos; la idea fue llevar la historia a un lugar más distópico con una actuación corrida del realismo estricto.

«El ambiente funciona como un espacio de encierro, de mucha presión, ese ambiente es una reproducción simbólica del lugar en que están socialmente, un lugar del que no se puede salir, ninguno de los personajes puede salir de esa situación que los asfixia y los oprime»

– Sin embargo la obra conserva esa identidad rusa que le es tan propia.
– El texto original y las propuestas de esa época buscaban esa ambición estética del realismo de reflejar la realidad. Toda la producción de Gorki intenta reflexionar lo más fielmente sobre esa situación social, económica, política, ese universo zarista que en poco tiempo se va a caer en pedazos y que también oprime. También lo hace Tolstoi usando diferentes recursos, pero Gorki se caracteriza por una crudeza muy potente, por un intento de reflejar el funcionamiento social y político de una manera muy clara.

– ¿Cómo pensaron ese material que Gorki nos pone a disposición?
– «Los bajos fondos» tiene la característica de presentar a un grupo de individuos marginados que se dicen todo en la cara, es una situación en la que se revelan secretos y la intimidad está borrada. Es un recurso habitual que los personajes eviten decirse cosas pero acá se dicen todo desde el principio, los enfrentamientos son permanentes; eso nos interesaba mucho del material además de que, en algún punto, Gorki plantea una historia inconclusa. Cuenta solo un fragmento, de lo que sucedió antes poco se sabe y lo que va a suceder después es muy abierto, no es que hay una historia completa que abre y cierra.

«‘Los bajos fondos’ tiene la característica de presentar a un grupo de individuos marginados que se dicen todo en la cara, es una situación en la que se revelan secretos y la intimidad está borrada»

– Otro elemento central es el ámbito en el que se desarrolla la historia, esa especie de subsuelo o fonda o espacio común en que viven los personajes.
– El ambiente funciona como un espacio de encierro, de mucha presión, ese ambiente es una reproducción simbólica del lugar en que están socialmente, un lugar del que no se puede salir, ninguno de los personajes puede salir de esa situación que los asfixia y los oprime, mucho menos mejorar. El espacio físico cumple eso, un espacio muy grande, vaciado, con objetos escenográficos que no son realistas, aparece una aridez de pocos elementos y de una estética muy rústica; la idea fue pensar este espacio físico y simbólico sin salida.

– También es notable la profusión de personajes que están todos casi en el mismo lugar de protagonismo.
– La obra funciona como un tejido, la mayor parte son escenas colectivas en que los personajes se cruzan y mantienen diálogos muy cortos que nosotros quisimos llevar a otra velocidad; nos interesaba mantener una dinámica que la separara de una puesta realista, estática. Por el contrario buscábamos generar una relación del cuerpo de los actores y con los objetos e incrementar esta idea de tejido.

«Los bajos fondos» se puede ver los domingos a las 19 en Teatro del Artefacto (Sarandí 760), cuenta con versión, puesta en escena y dirección de Daniel Godoy; y actuaciones de Julieta Álvarez, Juan Pablo Cicilio, Hermes d’Henares, Natalia Fantini, Micky Gaudino, Marcelo Gril, Fernando Iglesias, Silvina Jontef, Federico Laporte, Javier Menetzian, Juan Manuel Mitta, Aldo Perez, Santiago Safdie, Fernando Skarbun, Eva Zambello y Sergio Zanck.


source

Compartir este contenido