18 de julio de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

CFK: «Ganar las elecciones depende de que volvamos a enamorar a la sociedad»

Compartir este contenido

La Vicepresidenta señaló que la Corte Suprema «se ha constituido en una camarilla de tres personas». «Está muy claro lo que publiqué el otro día. Es la ratificación de lo que había dicho el 6 de diciembre», afirmó sobre su posible candidatura.

En declaraciones al canal C5N, la exmandataria señaló que «la política no fue así hasta 2015», pero «a partir de diciembre de 2015 y 2016 ya había habido atisbos de judicialización de la política».

Destacó hoy que hubo un «castigo social» a los jueces que se vieron involucrados en el supuesto caso de dádivas en Lago Escondido, Julián Ercolini, Carlos Mahiques, Pablo Yadarola, Pablo Cayssials.

«Hay castigo social pero no institucional», dijo la vicepresidenta y se refirió a los alumnos de la Facultad de Derecho que no quisieron asistir a la cátedra de Ercolini, «el juez que me procesó en la causa Vialidad, metió presos a los dueños de este canal, armó facturas truchas para ocultar las dádivas de los jefes de Clarín. Si alguien pensaba que el lawfare era una construcción partidaria, la foto de Lago Escondido es muy clara», manifestó.

Cristina Fernández advirtió que la Corte Suprema «viene por el sistema democrático», en referencia a la resolución que impidió las elecciones en San Juan y Tucumán, y señaló que el máximo tribunal «se ha constituido en una camarilla de tres personas».

La exmandataria sostuvo que «debería preocupar a todos» el accionar del máximo tribunal y que «en cualquier otro país del mundo» el caso tendría «magnitud».

La dirigente subrayó que su situación procesal es de «libertad condicional técnicamente», en referencia al fallo en su contra de 6 años de prisión por la causa Vialidad y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

La exmandataria usó ese término sobre su situación judicial y aclaró que no se trata de una «frase que quede bien».

La economía del país

Cristina Fernández de Kirchner recordó esta noche que durante su período como jefa de Estado, hasta el año 2015, «teníamos el mejor salario de América Latina» y la gente «podía comprar hasta 2.500 dólares por mes».

«En una economía bimonetaria como Argentina, el endeudamiento vertiginoso que hizo el macrismo, la combinación con tasa alta de interés, cuando se van los dólares se produce un proceso inflacionario».

Hasta 2015 teníamos el mejor salario de América Latina, se podían comprar 2.500 dólares por mes. Hoy muy pocos pueden eso, hay que saber diferenciar los distintos problemas que tiene la economía», señaló.

Además, sostuvo que en la «economía bimonetaria» de Argentina el «endeudamiento en dólares agrava la restricción externa».

«Si las operaciones inmobiliarias se hacen en dólares, la gente quiere ahorrar en dólares, necesitás dólares para producir y, si además necesitás pagar la deuda, los dólares no alcanzan», planteó.

Cristina Fernández de Kirchner señaló que es «necesario un acuerdo» entre «todos los partidos políticos» para resolver «qué hacemos con la economía bimonetaria» en Argentina y destacó el trabajo de Sergio Massa al frente del ministerio de Economía.

«Massa agarró una papa caliente. Necesitamos revisar ese acuerdo con el FMI. El año que viene Argentina tiene vencimientos por 25 mil millones de dólares, solamente entre el Fondo, acreedores privados, deuda privada, sin contar organismos multilaterales. Es necesario un acuerdo sobre cómo desatamos el nudo entre todos los partidos políticos que tengan expectativas de gobierno o representación parlamentaria, en qué hacemos con la economía bimonetaria, quién se lleva los dólares», expresó Fernández.

La expresidenta llamó a «definir un desarrollo industrial que permita exportar tecnología y valor agregado, porque eso implica salarios bien remunerados», en lugar de «poner toda la expectativa en los precios de commodities» que, dijo, «son de carácter internacional pero no te aseguran un flujo constante».

Planteó que «el sector agrícola no genera muchos puestos de trabajo y salarios bien remunerados».

Afirmó que «comer cuatro veces por día no es un cuestión ideológica» ni «populista», sino que está «en el ADN argentino» y destacó el rol del peronismo en el país.

«Ya quisieron muchas veces eliminar derechos en Argentina. Comer cuatro veces por día no es una cuestión ideológica, ni tener un buen salario, tener un lugar digno para vivir, que tus hijos estudien. No es populista. Es algo que está en el ADN argentino. El peronismo hace que un trabajador mire de frente al patrón. Cosa que no sucede en toda la región», expresó.

Las elecciones 2023 y el presente del Frente de Todos.

Cristina Fernández de Kirchner afirmó que las elecciones presidenciales de este año serán «atípicas», donde el «piso» será más importante que «el techo» de votos, para que los partidos que se presenten entren al «balotaje».

«Estamos ante un momento difícil, pero creo que van a ser elecciones atípicas, de tercios. Lo importante más que el techo es el piso, porque lo importante es entrar al balotaje. El nuevo tercio es la bronca», indicó la Vicepresidenta.

Afirmó que la administración del Frente de Todos (FdT) «fue mejor de lo que hubiera sido el Gobierno reelecto» de Mauricio Macri.

Aseveró que ganar las próximas elecciones presidenciales «depende de que volvamos a enamorar a la sociedad, de que volvamos a convencerla de que hubo un tiempo en que los argentinos tenían un salario que alcanzaba para ahorrar».

«Pudimos recuperar condiciones de trabajo, las AFJP. Cuando Néstor (Kirchner) llegó al gobierno, la mayoría no tenía cobertura previsional y los jubilados cobraban 200 mangos», indicó la Vicepresidenta

Sobre su candidatura

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ratificó que no será candidata en las próximas elecciones y afirmó que usa sus palabras «con responsabilidad».

«Está muy claro lo que publiqué el otro día. Es la ratificación de lo que había dicho el 6 de diciembre. Cuando hablo, sé que la palabra de una persona que fue dos veces Presidenta y lidera una fuerza política debe ser ejercida con responsabilidad», indicó la Vicepresidenta en una entrevista para el canal C5N, al referirse a la publicación que difundió en redes sociales esta semana, donde afirmó que no será «mascota del poder por ninguna candidatura».

La dirigente se definió como una «militante de toda la vida» y agregó que «este año voy a cumplir el papel de siempre, el de una militante política para que lo que considero es lo mejor que les puede pasar a los argentinos, les pase»

Consultada por C5N sobre qué espera para el futuro, la exmandataria manifestó su deseo de que «los hijos de la generación diezmada», en la que se ubicó como dirigente, «sean los que tomen la posta».

Sobre el atentado

La Vicepresidenta sostuvo que creyó que la «época» de la violencia «había sido superada», en referencia al atentado contra su vida que sufrió el 1 de septiembre del año pasado.

«Yo no lo vi en el momento, lo vi después en televisión. Me impactó, me cambió, con medidas de seguridad que nunca tomaba», dijo en diálogo con C5N, y añadió: «Lo que más me impactó es que yo creí que la época de supresión del enemigo había sido superada».

Sostuvo que no cree que el atentado fuera «espontáneo» sino que «hay algo detrás» porque se comprobó que los grupos violentos eran «financiados».

«Creo en la premeditación; todas las semanas iban a mi casa a gritar, insultar», dijo y añadió además que en torno al caso «apareció un diputado de la oposición comprometido», en referencia a Gerardo Milman, que «nos quiere hacer creer que es una suerte de Nostradamus moderno que adivinó lo que iba a pasar».

La presión de los medios

Cristina Fernández de Kirchner pidió limitar «el ejercicio de la impunidad obscena» que se ejerce desde los medios de comunicación, que fomentan «el odio y la supresión» del otro y afirmó que vivió años de críticas «contra mi condición de mujer».

«Fueron años y años de tapas, de agresiones, violencia mediática simbólica, deshumanización, fundamentalmente contra mi condición de mujer. Sin que se levantara ninguna voz feminista, por suerte eso ahora sería imposible. Si no limitamos el ejercicio de impunidad obscena, pero no por la crítica política, sino por fomentar el odio y la supresión», expresó.

Sostuvo que su hija Florencia Kirchner, que está «enferma» y tiene una «patología», la «necesita», por lo que advirtió que si le pasara algo «ella sufriría mucho y podría agravarse su patología».

«El intento de asesinato, en ese sentido, me ha impactado mucho», planteó.

Compartir este contenido