21 de julio de 2024

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante.

A la espera de filmes que marquen tendencia, Cannes entró en su sexta jornada

Compartir este contenido
Portman y Moore en May December de Todd Haynes Foto Prensa
Portman y Moore en «May December», de Todd Haynes / Foto: Prensa.

Por un rato apareció el sol, entre el mediodía y la caída de la tarde, luego volvió a llover y el cielo se nubló nuevamente como sucede desde el primer día de esta septuagésima edición del Festival de Cannes, que aun no entrega esas películas deslumbrantes a las que la muestra francesa nos tiene habituados.

Extrañamente para esta época del año, esta parte de la Riviera Francesa permanece lluviosa y con temperaturas templadas, la gente no se acerca a las playas ni se baña en el Mediterráneo.

Sin ir más lejos, anoche, el espacio gratuito Cinema a la Plage, proyectaba «Thelma y Louise», de Ridley Scott, que la gente miraba sentada en reposeras sobre la arena y con paraguas protectores, una rareza que solo una película tan entrañable puede soportar.

Pionera a las declaraciones feministas y que hoy resaltaría por su postura política, cuando en su momento se la elogió por virtudes mucho más cinematográficas, la historia de las dos mujeres que deciden andar caminos propios sigue siendo, sobre todo, una radical apuesta libertaria, en el mejor sentido del término.

El Festival entregó hoy en su Competencia Oficial por la Palma de Oro dos filmes que no descollaron ni por temática ni por alturas experimentales.

De un lado se vio «May December», la última película de Todd Haynes, que en 2015 había estado aquí con «Carol», un estupendo thriller de suspenso y pasiones interpretado por Cate Blanchett y Rooney Mara, sobre libro de Patricia Highsmith y que le valió a Rooney el premio a mejor actuación femenina.

Natalie Portman en May December Foto Prensa
Natalie Portman en «May December» / Foto: Prensa.


Las películas no se asemejan ni por asomo, a no ser que la dupla actoral está compuesta otra vez por dos estupendas actrices, en este caso: Julianne Moore y Natalie Portman.

La historia es la siguiente: Portman (Elizabeth Berry) es una actriz de televisión que está por interpretar un drama cinematográfico basado en la historia de Grace Atherton Yoo (Julianne Moore), que 20 años atrás rompió su matrimonio para liarse con un joven de 13 años que era empleado suyo en un comercio. El tema fue escándalo nacional y ahora Berry visita la casa de Atherton Yoo que sigue casada con aquel que fue un adolescente para poder conocerla mejor para interpretar el papel cinematográfico.

De más está decir que llegada de Berry, las preguntas que suscita y la perspectiva que pone al asunto repercute al interior del vínculo Atherton Yoo con Joe (Charles Melton) .

Lo mejor del filme es sin duda la actuación de dos grandes actrices como Moore y Portman, que todo el tiempo disciplinan sus interpretaciones para no caer en derroches melodramáticos, igualmente la pertinencia del filme y la actualidad de su temática no son fácilmente comprensibles.

Otro de los filmes en entrar en competencia fue «Firebrand», producción europea del realizador brasileño Karim Ainouz, que quizás entregó sus mejores películas al comienzo de su carrera («Madam Satá», que se vio en 2002 en el Bafici; y, sobre todo, «El cielo de Suely» (proyectada en Mar del Plata en 2007).

En 2019, Ainouz ganó la sección oficial Un Certain Regard de este festival con el aburrido melodrama «La vida invisible de Eurídice Gusmão», que también se vio en Mar del Plata.

Firebrand del brasileo Karim Ainouz Foto Prensa
«Firebrand», del brasileño Karim Ainouz / Foto: Prensa.


En este caso, Ainouz relata acontecimientos en relación con el rey Enrique VIII de Inglaterra (1491-1547), creador de la Iglesia Anglicana y famoso por tener seis esposas y decapitar a dos de ellas (un disco de Rick Wakemann, «Las seis esposas de Enrique VIII» hizo popular el tema en Argentina en la década del 70).

La historia refiere a la última esposa de Enrique, Catalina Parr, que lo sucede un año en vida y que, según da a entender la película, adscribía a ideas protestantes reformistas antes que a las anglicanas del bueno de Enrique.

Catalina está interpretada por la correctísima Alicia Vikander (divertido personaje de la serie «Irma Vep») y Enrique por un notable Jude Law, gordo, pesado, y que no escatima uno solo de los ademanes de la autoridad y arbitrariedad monárquica, que este rey ejerció como pocos.

El filme se centra en el período en que Enrique marcha a Francia a una conquista fallida y Catalina queda como regente del reino por tres meses, y se desarrolla después desde la vuelta del rey, cuando toma algunos «toques shakespeareanos», hasta la muerte del monarca.

Es buena la construcción de época -mucho más amable que la infatuada de «Jeanne du Barry» que abrió el festival- , el vestuario y acertadas las actuaciones pero, como en el caso del de Haynes, es difícil encontrarle coordenadas que conecten con la actualidad del mundo, de la política o del cine


source

Compartir este contenido