1 de febrero de 2023

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante

Caso Adriana Barreto: La abogada defensora habló en el Ciclo de Entrevistas de FUTURO FM

Este 2 de noviembre, la doctora Sonia Valenzuela dialogó con Sandro Fernández en el Ciclo de Entrevistas que se emite por FUTURO FM sobre el caso Adriana Barreto. La abogada de la familia de esta, quien falleció en el año 2020 en Colonia Elisa en una situación confusa y a raíz de esto se encuentra detenido su expareja, el policía Carlos Ojeda, el principal sospechoso en la causa donde se investiga un posible Femicidio. Adelantó que la defensa pide la pena máxima: 25 años.

La letrada detalló al medio que la situación actual de esta causa está en debate oral en la Cámara Segunda en lo Criminal de la ciudad de Resistencia y está cargo de la doctora Dolly Roxana Fernández y con el fiscal de cámara, el doctor Martín Bogado y a la vez está acompañada por la querella institucional de los Derechos Humanos de la secretaría de Derechos Humanos. Contó además que se llevaron a cabo cuatro audiencias desde el 24 al 27 de octubre donde pasaron testigos citados a juicio por las querellas y por las fiscalía y “se desprendió de esos testimonios el grado de violencia en las que el imputado vivía sus relaciones amorosas no solo con Adriana, que fue víctima, sino con otras parejas que han declarado. Una en particular se le notaba el miedo y otra con mucha valentía contó pormenores de amenazas, de situaciones que vivió junto a Ojeda” indicó Valenzuela. En esta instancia también testificó la familia del acusado “con muchas inconsistencias respecto del relato entre lo que en un principio dijeron (…) y en este mismo relato muchas contradicciones que no se entienden” explicó la abogada.

Las declaraciones fueron tomadas también a la madre de Adriana y a la hermana que siguen sosteniendo que la joven fue víctima Femicidio. Los argumentos de estas, fueron que la víctima estaba aislada “porque no le permitían que ella tenga relación fluida con su familia y todas las características propias de una mujer que sufre violencia de género” dijo la defensora.

Ante los rumores que circulaban sobre la modificación y/o limpieza del lugar donde se halló sin vida a la joven, la doctora indicó que no figura en el expediente, “lo que no significa que no haya sucedido, (…) la realidad es que pudo perfectamente pasar porque entre en los tiempos en el que sucede el disparo, la llevan a Adriana al hospital de Colonia Elisa, la mamá se entera y llega la fiscal transcurren unas horas bastante importantes. No sé si hubo la preservación de la prueba tan clara como debería haber” apuntó la doctora Sonia Valenzuela. La letrada también aclaró que la querella no se centrará en esas cuestiones técnicas, a pesar de ser importantes, sino con las pruebas que tienen en contra del acusado. “Ojeda tuvo la intención de violentar a Adriana, no sé si de matarla (…) pero en el contexto que de violencia que Adriana vivía seguramente fue la cúspide de la de la violencia el disparo” señala la abogada.

Cabe recordar que en las pericias realizadas se detectó pólvora en la mano de su expareja Carlos Ojeda y también en Adriana.  

En la entrevista, la abogada defensora de la familia Barreto explicaba que es poco creíble el trayecto que realizó el proyectil y que no demuestra que Adriana se haya querido suicidar tal como lo plantea Ojeda. Además de esta explicación la letrada contó que la víctima tenía golpes y luego de una investigación y de los testimonios tanto de la familia Barreto como la de la familia Ojeda se llega a la conclusión que la occisa no tenía intenciones de quitarse la vida. “Tenía proyectos para ese mismo día a la tarde. El día anterior habían salido y se mostró feliz, entonces una persona que se muestra así y que tiene proyectos de vida difícilmente sea una que quisiese quitarse la vida” argumentó la abogada.

La querellante señaló que la víctima no realizó denuncias por violencia ni contó a sus familiares sobre cómo vivía con Carlos Ojeda. También dijo que la joven al vivir con él, solo tenía contacto con los familiares del acusado y a raíz de esto quizás pudo haber sido “coartada en un montón de situaciones” expresó.  A estas declaraciones sumó que los familiares cercanos a Adriana notaban un cambio en ella.

La doctora también aportó que los femicidas “no nacieron de un repollo, se criaron en un sistema violento (…) sé por rumores que la familia Ojeda siempre se relacionó desde la violencia, así que no me sorprende para nada que Adriana haya sido víctima” sentenció. La joven le habría contado una vez a su madre que el imputado la amenazó diciéndole que si lo llegaba a dejar algo malo iba a pasarle, también relataba la jurisconsulta.

 Al ser consultada la doctora Valenzuela sobre la pena que esperan que Ojeda reciba; la abogada señaló que esperan la máxima, que serían 25 años. De ser condenado el imputado no tendrá beneficios como libertad condicional. Cabe destacar que ahora el único acusado que tiene la causa tiene 24 años, al salir tendrá 49.

Amenazas a testigos

“Ojeda montó una escena de un hecho, contó una escena en la fiscalía, otra le cuenta a la mamá de Adriana y esas contradicciones nos hacen ver que claramente lo que está intentando es ocultar el hecho que él la asesinó” relataba la abogada y ejemplificaba “si yo soy inocente y mucho más en este caso que van a quedar grabadas fuego las imágenes, yo no voy a hacer contradicciones jamás y nunca voy a negarme a declarar o ni tener miedo de hacerlo o amenazar a testigos. Ojeda ha intimidado y si yo soy inocente no intimido a nadie, dejo que la verdad surja de los testimonios” apuntó.

“No hubo no hubo comunicación de la familia Ojeda”

Continuando con la charla, la defensora contó que no hubo comunicación de parte de la familia Ojeda para con la familia Barreto: “¿por qué? no lo sé. Carlos Ojeda, el imputado, tenía el número de la mamá de Adriana. Perfectamente podría, en el momento que estaba en el hospital, haberla llamado” dijo. “Él estaba nervioso, perfecto, le hubiera dado al padre para que llame, a la madre o a la hermana para que la mamá no se enterara de la manera que se enteró, a través de la Policía un par de horas más tarde ya no pudiendo ver a su hija porque esta estaba en la morgue en San Martín” cuestionaba la letrada. Esta acción se volvería a repetir. Solo la hermana del acusado le mandó un mensaje donde le pedía retirar las cosas de Adriana de su casa según cuenta la abogada.

Finalmente la legista reveló que Carlos Ojeda tiene una detención de privilegio. “Se encuentra en un establecimiento en Puerto Vilelas en un lugar donde funciona como una casa que solamente están detenidas las personas de las fuerzas y que tienen la libertad de tener una vida menos dura que las que están en una comisaría. Tienen una casa, tienen habitaciones donde reciben a la familia, a sus parejas” indicó la abogada y añadió que “ha habido fotos del papá de Ojeda y él haciendo un asado en un patio, estimo que es de la casa y no que lo hayan sacado (…) cualquier otra persona imputada de un delito de femicidio no estaría sin las esposas paseándose por algunos lugares como si lo hace Ojeda, esos son cuestiones que duelen a la familia (…) pero a mí me importa que sea condenado para que la sociedad entienda de una vez por todas  que tenemos que trabajar y dejar de lado la violencia del color que sea. Estos tipos de violencia dejan secuelas de por vida en personas que tenían una vida correcta, una vía honesta, una vida fuera de la violencia y hoy tienen esta consecuencia” finalizó.

CONTACTANOS
¿NECESITAS AYUDA?
DIARIO COLONIA ELISA
HOLA
¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?
A %d blogueros les gusta esto: