27 de septiembre de 2022

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante

Me quedo con la alegría

El pasado viernes más de 30.000 chaqueños y chaqueñas marchamos en pleno centro de la ciudad de Resistencia para defender la Democracia, reclamar por la paz social y acompañar a nuestra compañera y conductora Cristina Fernández de Kirchner, en un marco de alegría, celebramos este encuentro, en las calles, expresando nuestro poder popular.

Por Natalia Jara: Horas antes habíamos vivido un momento de extrema preocupación cuando vimos por todos los medios disponibles el atentado a la vida de la Vicepresidenta de la Argentina y a la paz social. En medio de tanto discurso de odio y de condena mediática se nos hacía imposible soportar las consecuencias de esos actos que atentaban contra toda nuestra realidad como militantes y ciudadanos de este país que amamos y que elegimos todos los días para desarrollar nuestras vidas.

El sentimiento fue compartido y replicado de a miles en cada rincón de nuestra tierra: «teníamos que salir a la calle» a expresar eso que sentimos, eso que nos une sin diferencias, a encontrarnos para defender eso que amamos y por lo que tantos han dado su vida: Un país libre y soberano, el ejercicio pleno de nuestros derechos, vivir en Democracia. Todo esto y un solo amor: Cristina!

Las caras en la multitud reflejaban la misma alegría, la alegría de un pueblo que sale a la calle a expresar su amor, su vocación por una Patria que nos cobije a todos. Por esos sueños que intentan arrebatarnos a punta de pistolas y golpes, multiplicando las voces de odio por todos los medios posibles para robarnos la alegría. Alegría incorruptible que heredamos de nuestros abuelos que vivieron por primera vez la conquista de derechos y que nos contaron de esos años maravillosos del peronismo de Perón y Evita que hoy podemos leer en los libros pero que ya conocíamos de sus relatos. Ese protagonismo lo vivimos, varias generaciones después de la mano de Néstor y Cristina, junto a ellos abrazamos el amor a nuestra Patria, la lucha por la justicia social y por un país con oportunidades para todos y todas.

Más de 30.000 personas marcharon al ritmo de redoblantes y bocinas de los camiones que se mezclaron en la marcha, organizaciones sociales, políticas, sindicales, hombres, mujeres y niñes bailaron y celebraron este encuentro en las calles, rememorando grandes epopeyas, siendo protagonistas nuevamente, mostrando el poder popular.

Todo se desarrolló sin ningún tipo de incidentes, los negocios de las veredas adyacentes permanecieron abiertos mientras comerciantes veían llenarse sus veredas de manifestantes que circulaban sin generar ningún tipo de inconvenientes. Los clientes de los bares que pasaban la tarde en las mesas sobre la calle, quedaron inmersos en medio de esta marea humana que anunciaba su llegada con cánticos y música. Nadie se sobresaltó, no había caras de miedo, solo esa alegría contagiosa de la militancia que seguía sumando participantes a una columna incesante que avanzaba por varias cuadras en el centro de la ciudad.

Los abrazos se multiplicaron en cada esquina, en cada encuentro de caras felices, esa orfandad que sentimos por la noche, la angustia, el miedo, la incertidumbre, hallaron la calma junto a compañeres que compartían el mismo sentir y de pronto, dejamos de estar solos. En esa marea humana, nos encontramos para seguir proclamando que seguiremos siendo artífices de nuestro destino.

Aquel 9 de diciembre de 2015, ante una Plaza de Mayo colmada de personas, nuestra entonces, presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos convocaba «cada uno de los 42 millones de argentinos, tiene un dirigente adentro y que cuando cada uno de ustedes, cada uno de esos 42 millones de argentinos sienta que aquellos en los que confió y depositó su voto, lo traicionaron, tome su bandera y sepa que él es el dirigente de su destino y el constructor de su vida».

CONTACTANOS
¿NECESITAS AYUDA?
DIARIO COLONIA ELISA
HOLA
¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?
A %d blogueros les gusta esto: