23 de mayo de 2022

Diario Colonia Elisa

Toda la información al instante

Tras renunciar, Conte apura un grupo de centro que lo apoye para un nuevo mandato

Conte, el martes renunció al cargo

Conte, el martes renunció al cargo

El primer ministro interino de Italia, Giuseppe Conte, avanza en la búsqueda de aliados que lo respalden para formar un nuevo Gobierno que agrande la coalición que, hasta su renuncia al cargo de ayer, formaban el Partido Democrático (PD), el Movimiento Cinco Estrellas y Libres e Iguales.

En el primer día de consultas iniciadas por el presidente Sergio Mattarella para decidir el próximo Gobierno, Conte recibió el apoyo de un nuevo grupo legislativo de diez senadores y la ratificación de que el PD lo respaldará frente al mandatario.

Sin los 30 diputados y los 18 senadores que aportaba el grupo Italia Viva del expremier Matteo Renzi, y cuya salida hace diez días motivó la actual crisis política, la apuesta de Conte pasa por fortalecer un nuevo grupo de centro con perfil europeísta para poder llevarle a Mattarella los números de una nueva coalición que alcance la mayoría en las dos Cámaras.

En ese marco, el senador nacido en Argentina Ricardo Merlo confirmó a Télam el nacimiento del grupo parlamentario «Europeistas-MAIE-Centro Democrático», que buscará aportar la denominada «cuarta pata» a una eventual nueva coalición guiada por Conte.

El grupo debutó con diez miembros, pero otros dos senadores de la opositora Fuerza Italia podrían sumarse en las próximas horas, dijeron fuentes de la agrupación.

«El objetivo es que nazca un Gobierno legislativo que se base en un pacto programático que tenga como prioridad la lucha contra la pandemia, y por eso le indicaremos a Mattarella nuestra preferencia por un nuevo cargo a Conte», planteó Merlo.

La posibilidad de un nuevo Gobierno encabezado por Conte, tras los Ejecutivos que comandó de junio de 2018 a agosto de 2019 y de septiembre de 2019 hasta este martes, empezó a jugarse  cuando Mattarella inició la ronda de consultas políticas con los partidos para evaluar sus preferencias y proyectos.

Mattarella recibió a la presidenta del Senado, Maria Elisabetta Alberti Casellati, y luego al titular de Diputados, Roberto Fico, durante media hora a cada uno, en el inicio de tres días de consultas para destrabar la crisis política. Casellati, cercana a la centroderecha del expremier Silvio Berlusconi, y Fico, del Cinco Estrellas, se habían reunido ayer con Conte luego de su dimisión.

Mientras tanto, el PD reunió a su dirección nacional y mostró su rechazo a la posibilidad de elecciones anticipadas, a las que consideró como «un peligro».

«Estamos esforzados en dar vida a un Gobierno nuevo y reformista, y queremos constituirlo en torno a la figura de Conte», dijo el secretario general del PD, Nicola Zingaretti, tras la reunión partidaria y antes de la reunión que tendrán mañana con el mandatario.

Mattarella recibirá este jueves a los denominados grupos Mixtos, entre los que se encuentran los «europeístas» comandados por Merlo, lo que marca el rol preponderante que para el mandatario puede tener la nueva formación en la conformación de un nuevo Gobierno.

El viernes, en otro gesto que puede dar pistas sobre la resolución de la crisis, Mattarella recibirá de forma conjunta a las tres fuerzas de la oposición de centroderecha, Fuerza Italia, Hermanos de Italia y la Liga, pese a los matices internos dentro de la coalición.

Fuerza Italia, de Berlusconi, no descartó la formación de un Gobierno «de unidad nacional», según planteó su número dos, el expresidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani, ratificando más afinidad con un Ejecutivo pro-Bruselas que sus socios en la oposición, proclives a un rápido llamado a las urnas.

Otro de los encuentros clave será el que Mattarella tendrá mañana con Italia Viva, en un marco en el que la fuerza de Renzi no descarta ningún escenario de resolución, incluido un nuevo apoyo a Conte pese a haber abandonado su Gobierno hace menos de dos semanas.

El lema repetido por la agrupación de Renzi es que durante las negociaciones no pondrán «ningún veto», ni siquiera a históricos rivales del expremier como el canciller Luigi Di Maio, referente del Cinco Estrellas, o el propio Conte.

En ese marco, Di Maio consideró que el no veto de IV a su nombre como posible primer ministro busca ponerlo «en contra de Conte», y reafirmó su «máxima lealtad» al premier interino.

El Gobierno actual, conocido como «Conte bis», quedó desde ayer de forma interina a cargo del Ejecutivo hasta la jura de un nuevo gabinete para ocuparse de los asuntos corrientes de la administración.

A %d blogueros les gusta esto: